¡¡¡La cena de Navidad de tu empresa¡¡¡¡

Hoy vengo con divagaciones que me pasan por la cabeza…. Cosas de loca 😉

Las sonadas fiestas de empresa, esas a las que todos dudamos si ir o no…. No sabes qué hacer, quizás no quieres ver a todo el mundo, no te llevas bien con el compi tocapelotas, no quieres que el trabajo interfiera en tu vida privada o mil otras razones. Sueltas la tan socorida frase… ¡¡para divertirme lo hago con los míos¡¡¡ Pero, si te va la marcha como a mí, acabas yendo a pasar un rato que al principio iba a ser corto (sólo voy para un rato) y se convierte en un empalme hasta la jornada laboral del viernes. Porque sí, las fiestas de empresa se hacen un jueves, para que al día siguiente llegues reptando a la oficina y con olor a rancio en el aliento…. Y todavía hay gente que dirá que es que le sentó algo mal en la cena 🙂

cena

Total, que decides ir, porque pa eso paga la empresa 😉

Una de las reglas de oro en esas fiestas es no beber demasiado.  Pero… ¡¡que levante la mano quien lo cumpla¡¡ 🙂 Una copilla de vino lleva a otra.. que si después la barra libre… el caso es que de dos copas no te saca nadie, y como el menú haya sido escasito, acabas bailando la lambada hasta con el Director de Recursos Humanos.

Otra de las reglas de oro es no ir  vestida como si fueras un puton verbenero. Encima, si la figura no te acompaña (que todo el mundo sabe que las dietas son ya pa Enero), te las ves y te las deseas para ir sencilla, pero arreglá, pero no como todos los días, pero con algo más de tacón, pero con un poco de lentejuela, pero sin pasarse, pero pasándose un poquito. No tiene que parecer que te has esmerado, como el dress code es casual, así que intentas que no se note que el moño es de peluquería sacándote un par de pelos y meneando la cabeza. ¡¡¡ No me pongas demasiada laca, Rupert¡¡

Haría sólo un post entero para hablar de los terciopelos, los encajes y las lentejuelas, pero ni deciros “menos es más” creo que sería suficiente. Nunca sabré cómo ir vestida a estas fiestas ¡¡¡y punto¡¡¡

Ya llega el día, sales de casa en coche compartido tipo Bla Bla Car… ya tienes la experiencia de haber tenido que dejar el coche a tomar por culo el año pasado, así que convences al buenazo de tu compi para que te lleve… Que yo es que no sé beber y me da miedo coger el coche de noche, andaaaa 😉

Llegas, hablas, ríes, te dicen que qué mona vas arreglá, que por qué no vas así todos los días, bebes dos o tres vinillos, te abalanzas a por los escasos canapés para que no se te suba “lo poco” que has bebido y ya de repente se te va la situación de las manos.

Te sacas fotos que al día siguiente desvelan que te pusiste la falda muy corta, que el maquillaje te duró cinco minutos, que se trasparentaba la ropa interior… Selfies con restos comida en los dientes, el pintalabios corrido, el rimmel desencajado….  fotos de grupo en las que lanzas miradas asesinas a quien te cae mal, te abrazas a tu jefe con la copa en la mano……

¡¡¡Ay Dios, este año no me lo pierdo¡¡¡¡

Que digo yo… que todo esto no me ha pasado a mí, ehhhh, que son cosas que se me ocurren … 😛

 

Anuncios