Thermomix: divino cacharro.

Thermo

Hace un año y un mes que me decidí a comprar la Thermomix, un cacharro que a priori parecía carísimo pero que me ha cambiado la vida en sentido culinario y que además he amortizado con creces en estos meses.

Ahora ha salido el modelo nuevo y no es de extrañar que todas las Thermomixeras estemos como locas por probarlo, e incluso por adquirirlo aun habiendo comprado el modelo anterior hace poco. Esto es un vicio como el que quiere el último modelo de Iphone.

Existe la creencia o “gilipollez” de infravalorar los platos que se elaboran con la Thermomix porque se supone que “saben mejor a mano, no es lo mismo, las cosas a fuego lento son otra cosa, etc”.

Siento utilizar la palabra gilipollez, pero es que lo es….

Desde que tengo la Thermomix, y eso que no paso demasiadas horas en casa y que entre semana comemos fuera, no hay semana que no la utilice al menos tres veces.

Me he lanzado con las tartas, masas y platos que ni en mis mejores sueños hubiera conseguido decentemente. El precio de estos platos son inferiores que comprados preparados (masa de pizza, masa quebrada, pan de leche, bizcocho, etc…) y además son caseros sin conservantes, colorantes y todo lo que termine en antes 😉

Cuando me quedan cosas en la nevera que van a caducar no tengo más que entrar en la web Recetario de Thermomix e introducirlos para, en un segundo, obtener mil recetas de aprovechamiento sanas y económicas.

Me gasté un dinero en comprarla, sí, pero no sólo la estoy amortizando comiendo más sano sino que encima estoy ahorrando.

Muchas personas piensan que sólo se puede hacer bollos, tartas, rallar o picar…

Nada de eso, en estas maquinitas se puede hacer desde un arroz caldoso hasta unas patatas con costillas.

Se usa poco aceite porque la temperatura más alta, llamada Varoma, saca lo mejor de los alimentos. Nada se pegay puedes dejar a tu Thermo cocinando durante el tiempo indicado en la receta y mientras tanto seguir haciendo otras cosas.

Sopas, cocción al vapor, guisos, verduras salteadas, tortillas variadas, platos orientales e hindúes, bebidas, pasta, platos para fiestas tipo buffet, tartas variadas, cremas, pasteles, quiches, fumets, helados…. en un año he hecho mil recetas¡¡¡¡

Para mí esto no es un gasto, es una inversión. Y mi familia está bien contenta con ella.

Me encanta descubrir nuevas recetas, experimentar con alimentos, enseñar mis creaciones en las redes sociales….

Y uno de mis recientes hobbies  es cocinar con ella y con mi hija de siete años. Alicia me lee las recetas, saca las cosas de la nevera, las prepara y echa y le da a los botones… No creais que me deja mucho más que hacer a mí. Cocinar con la Thermo es muy, muy, fácil.

Para los que nos gusta comer, comer sano y por poco precio….¡Esta maquinita es la leche¡

Por cierto, si aún así dudáis… ¡Os diré que suele durar 20 años¡¡ ahí es ná 😉

Os remito a una de mis webs favoritas, Velocidad Cuchara. No hay receta de esta web que esté mala.

 

El maravilloso poder de 1 Euro

descarga (4)

Creo que ya es hora de ponerme de nuevo en marcha con el blog, hace mucho que os tenía abandonad@s y sigo teniendo muchas cosas que decir.

Este fin de semana he tenido la gran suerte de reencontrarme con una amiga de la infancia, la cual además de seguir como siempre me ha demostrado que en la vida todo vale.

Cuando digo esto me refiero a que no importa lo bien o mal que estemos en un momento dado… nuestra vida puede cambiar de un momento a otro y darnos tanto alegrías inmensas como reveses de los que aprender y a los que adaptarse.

Mi amiga ( y su marido), a raíz de haber tenido dos mellizos prematuros adorables, ha sabido lo que es adaptarse a las circunstancias y mirar siempre de frente con una sonrisa en la boca. Al menos eso es lo que me ha transmitido a mí cada vez que me contaba todas y cada una de las dificultades que han pasado con unas cuantas operaciones de sus nenes y la cantidad de visitas médicas que han tenido estos nenes de sólo tres años.

Y yo me pongo a pensar y me dejo llevar….

Hay ciertas enfermedades que necesitan tratamiento que a lo mejor yo no podría costear si alguno de nosotros nos pusiesemos enfermos de momento. Hay situaciones que se nos escapan de las manos y que a veces sólo podemos superar con la ayuda de los demás. Y es ahí donde el poder de 1 Euro toma su papel….

Me cuenta mi amiga que hay una cosa que se llama Teaming…. es una web donde se pueden hacer mircrodonaciones de 1 Euro al mes para apoyar la causa que cada uno elija libremente de entre todas las que hay. Sumando mi Euro, más el de las otras personas que donen un Euro al mes… es bastante dinero.

¿Qué significa un Euro para mí? Pues quizás esa propina que dejo en un restaurante, las chuches de una tarde de Domingo, las dos coca colas que me he tomado hoy, la monedita que echo en la hucha….

¿Qué significa un Euro para los demás, para los que se unen a Teaming porque necesitan nuestra ayuda? Pues un tratamiento mensual, ayuda para poder comer, ayuda legal para situaciones de desahucio,  fondos de estudio para encontrar la cura a enfermedades poco conocidas….

No sé, a mí un Euro, o dos,  no me cambian la vida…. A otras personas puede que se las salve.

Una de las causas que he elegido yo para aportar mi Euro mensual es la enfermedad de piel de mariposa. Esta es una enfermedad poco conocida de la que tuve información viendo un programa en la tele. La piel de los niños se hace tan sensible que se descama y necesitan curas diarias super dolorosas, aparte de que no pueden hacer una vida totalmente normal.

 

Estoy evaluando otra causa a la que donar otro Euro mensual, hay tantas que lo tengo difícil. Y me siento muy bien al hacerlo. Si yo tuviera una necesidad tan grande…. me gustaría que me ayudasen.

 

 

Yo sí lo he probado: Lullage y mi constancia.

lullage)

 

 

Una de las virtudes de las que siempre he carecido es la constancia. Creo que por eso, entre otros muchos factores, nunca he lucido una piel y cuerpo de escándalo.

Una vez probaba algo y veía que no obtenía resultados rápidos me cansaba de hacer esfuerzo en una dieta, usar un producto cosmético,  realizar un ejercicio en concreto…

Es curioso la de veces que he leído en blogs y webs que para adquirir un hábito es necesario realizarlo al menos 21 días. Nunca lo he creído hasta que ya he adquirido uno, quizás insignificante para muchos,  pero para mí todo un mundo.
No sé si os acordaréis que hace unos meses os contaba lo bien que me funcionaba el sérum Lullage 360ª. Sólo había usado este sérum y el renovador celular (exfoliante de no arrastre) que había comprado en un pack a muy buen precio combinado en El Corte Inglés.

Pues bien, salió un nuevo producto llamado bálsamo calmante que prometía curar o calmar los granos “rabiosos” o rojos. Compré al mismo tiempo que este nuevo producto el jabón o mousse de la misma marca porque ya se me había acabado el jabón Effaclar de la marca La Roche Possay.

Usé todo el kit junto, aunque en varias publicaciones había leído que no se trataba de un tres pasos y que bien podía usar cada producto por separado. Si me iban bien dos productos de la misma marca estaba dispuesta a realizar la inversión en mi piel por si “sonaba la flauta”.

IMG_1422

En verano me fui a la playa quince días y me desesperé. Me empezaron a salir muuuuchos granos de esos de cabeza blanca tanto por la cara como por el escote y la espalda. Achaqué esto al cambio de aires, la humedad, la alimentación y la ovulación. Todo junto parecía un coctel molotov y yo mientras tanto queriendo al menos volver a la pubertad para sentirme de una manera justificada frente a este peazo acné no juvenil….

Pero aún así no decaí… no lo dejé porque los productos tenían que acabarse….

Seguí usando los productos y ahora puedo decir que forman parte de mi rutina habitual de higiene facial…. Todos los días uso la mousse y el sérum tanto mañana como noche, alterno el exfoliante y el bálsamo calmante las noches en la semana además del sérum y tengo que decir que no puedo pasar ni un solo día sin ellos.

Las mejorías que he notado en mi piel son notables:

  • Piel más hidratada.
  • Menos arrugas de expresión.
  • Menos granos enquistados en cara y escote.
  • Menos puntos negros tanto en pómulos como en nariz.
  • Mayor durabilidad del maquillaje una vez aplicado el sérum.
  • Luminosidad de la cara

 

Aparte de esto por fin he adquirido un hábito, algo que sé que no voy a dejar porque después de haber tenido la constancia necesaria he podido ver resultados que se ven, me satisfacen y no quiero perder.

Esto es un pequeño gran paso que me tiene muy satisfecha y que me hace sentir que soy capaz de acometer muchos más proyectos con éxito de los que pensaba.

No es tontería, yo soy mucho de dejar las cosas.