De las madres y la tecnología – by Veritatis

abuela

 

Uno de los momentos decisivos en cualquier relación madre-hija es cuando decides “ponerle” a tu madre una tablet o móvil “inteligente”.
Pides la tablet por Amazon queriendo evitar líos a la hora de la tienda y, cuando llega, empieza la odisea….
Instalarla, pese a lo sencillo que parece, para tu Mami es como hacer otra carrera. No entiende de e mails ni de aplicaciones y lo único que quiere es que le instales es el Facebuk (tal cual lo léeis) para hablar con sus viejas amigas de Getxo y ver lo que escriben.
Hasta ahí todo normal. Lo que hiciste tú más o menos hace unos años cuando empezó todo,,, Cuando te dice “Hija, ponme algo para ver las esquelas en este bicho, que no se te olvide” abres los ojos como platos, pero qué hija no ha hecho eso con su madre alguna vez.
Le creas la cuenta a Mami y te santiguas aunque no recuerdas cuándo fue la última vez que lo hiciste. Sabes que esto puede el principio de una hecatombe….
Pasan días sin nada raro y te olvidas del tema. Un día la aceptas como amiga y te sientes hasta orgullosa de que se vaya poniendo al día, ¡¡Que ya era hora de que os actualizáseis¡¡
De repente, hablando con tu amiga Maricarmen por teléfono, te menciona, así como quien no quiere la cosa… “oye, creo que tu madre me ha enviado una solicitud de amistad, yo la he aceptado….”

Abres el Feis y te das cuenta de que tiene ya a media lista de contactos como sus amigos. No sabes si desheredar a tu madre o eliminar a tus amigos de tu lista, ¡a quien se le ocurre aceptar a tu madre¡ ¿Pero estamos locos o qué?

Ya el problema es cuando empieza a revisar lo que cuelgas y te pregunta: “Hija, quien es ese con el que sales en la foto… ya lo sabe tu marido? o “Hija, deja ya de colgar fotos de hombres medio desnudos en tu facebuk, ¡¡qué va a pensar la vecina¡¡…”

Te ríes,  pero cuando empieza a colgar cosas raras en los muros de tus amigos te preguntas si realmente sabe lo que está haciendo y te descubres a tí misma planteándote ponerle un control parental a su tablet.

En las reuniones familiares tu familia sabe de tus fotos por Facebook, cosa que te parece de lo más lógica. Tu madre ya se encarga de decirte que a ver qué burradas pones en tus comentarios y sobre todo, nada de sexo, que es una ordinariez.

Hija, ver a verme de vez en cuando, que ahora ya solo nos vemos por ese bicho….. Hija, ven a casa a ver qué le pasa al bicho, que se me queda negro y no sé por qué….. Hija, mira a ver por qué no te encuentro en mi facebuk, ¿no me habrás borrao? Mira que este domingo no te llevas tupper….

Estamos en la era de lo tecnológico y yo adoro, sea a veces un rollo o no, que mi madre mire mi Facebook, que se entretenga con estas cosas, que me envíe Whatsapp sin sentido a la hora que sea y que, en definitiva, sea la madre de la “que yo me enamoré” el 8 de Agosto de 1977.

Te quiero Mami. Eres mi VIDA. Pero por favor, no envíes invitaciones para jugar al Candy Crash a mis amigos o… te requiso la tablet 🙂

Anuncios

Un comentario en “De las madres y la tecnología – by Veritatis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s