Pádel para torpes- by Veritatis

eva

Hace ya unos cuantos años pasé una etapa un poco dura en mi vida, estaba un poco depre y sin ganas de hacer nada. Me dije a mí misma que era hora de poner fin a los días de sofá, manta y darle vueltas al coco y me propuse apuntarme a una clase de “algo” para distraer la mente.

En el Club de Pádel de mi pueblo (un pequeño pueblo de menos de 1000 habitantes) habían publicitado las clases los fines de semana y ya había tenido ocasión de jugar con alguna conocida … con suerte creo que ese día di dos veces a la bola y las únicas agujetas que conseguí fueron en el culo por agacharme a recogerlas 🙂

Empecé a ir todos los domingos a clase, hice amigos, empecé a reírme como nunca con el profesor de pádel por mi torpeza y las gracias que soltábamos al dar ocasionalmente algún buen golpe que no acabase como “home round” en la pista del vecino.

Lo más importante, conocí a una de las mejores personas que he podido conocer a lo largo de mi vida. Mi amiga Maricarmen, mi Mary. Con ella descubrí la diversión en el deporte, el cariño incondicional dentro de la amistad y la bondad personificada. Suena un poco horterilla esto que digo, pero es lo que siento. Se puede querer a una persona porque sí, pero cuando esta persona se hace querer es doblemente satisfactorio sentir admiración por ella.

Maryfiesta

Dejando sentimientos “Maryanos” aparte, una vez empecé a jugar al padel ya me di cuenta de que lo mío no iba a ser el Pro Tour, más bien una ocasión para darle zurriagazos a la pelota y desahogarme con un grito que otro al ganar un juego o dos… ¡Más no¡… ¡no os creáis¡

En mi caso veo la práctica de este deporte como una forma de conocer gente nueva, aprender a jugar en equipo, disfrutar de las victorias (o derrotas :)) de los otros y echarme unas risas aprendiendo de todos mis errores.

Sí, ya lo sé, no me muevo para dar a muchas bolas, soy descoordinada, me sobran unos kilos y me ahogo a los 40 minutos, pero es el único deporte que no he dejado a la primera de cambio…. aunque no lo practique todos los días.

En verano, además, es una forma de que las mamás de mi pueblo nos relacionemos de una forma saludable mientras nuestros hijos están alrededor jugando.

Por otra parte algo de lo que me siento orgullosa es de que, pese a no haber mejorado casi nada en creo que ya cuatro años, no me importa ni lo más mínimo seguir siendo de las peores de mi círculo porque las ganas de pasarlo bien y mi creciente autoestima superan a mi competitividad. Acepto mis limitaciones y me siento orgullosa de mis pequeños logros. Si en esto no soy buena, en muchas otras cosas sí lo soy…  ¡Y no pasa nada¡

Siempre recomiendo a las personas que no han hecho mucho deporte que al menos intenten jugar una vez con un grupo de amigos. El pádel es el nuevo deporte social por excelencia, y todos los que lo practicamos de vez en cuando o muy a menudo estamos de acuerdo que es porque es muy divertido.

¿A qué esperas? Vete a Decathlon, compra una pala básica y contacta con el Club local más cercano. Las gordis somos bienvenidas, las “pavas” como yo también y el que prueba repite….

Mi Club se llama PadelQuer y las clases cuestan menos de 20 Euros al mes… ¡No digo más¡

Anuncios

Un comentario en “Pádel para torpes- by Veritatis

  1. Sorya dijo:

    Jajaja, ya sabes que yo también empecé por hacer algo de deporte y descargar estress pero a veces se me va la mano y rompo palas… ahora ya estoy más “zen”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s